RSS

Plaza de España

26 Abr
Plaza_de_España 2

Bella panorámica actual de la plaza de España. Foto es.wikipedia.org

Plaza de España es un lugar de flaneo perfecto para entretener una tarde ociosa. Plaza de España cuenta con una historia densa tanto desde el punto de vista político como social o literario. Plaza de España es pasado reciente como lo demuestran sus mastodónticos edificios España y Torre de Madrid, Casa Gallardo o inmueble de la Real Compañía Asturiana de Minas. Plaza de España se encuentra situada en un entorno turístico atractivo para el madrileño o el visitante por su cercanía al Palacio Real, al Parque del Príncipe Pío, al Parque del Oeste, a la zona de bureo situada en la Plaza de los Cubos o la de los Afligidos o al refugio de cinéfilos en Martín de los Heros. Plaza de España es pórtico de entrada al ajetreo consumista que supone la aledaña presencia de la Gran Vía. Plaza de España cuenta con unos jardines con sus correspondientes banquitos para sosiego del paseante en tarde primaveral, veraniega u otoñal. En fin, plaza de España lo tiene todo para ser, si no el centro, sí al menos uno de los enclaves señalados del devenir cotidiano de los vecinos de la Villa y Corte. Y sin embargo, da la impresión de que no acaba a calar. Y no será porque no tenga ambiente, no será porque sus jardines no sean ulitizados por propios y ajenos para el reposo circunstancial, no será porque se trate de un lugar a trasmano. Da la impresión que sigue sin ser explotada en todas sus posibilidades. Quizás será ese estado de abandono del tan manoseado Edificio España, quizás sea porque algunos de sus más emblemáticos inmuebles han sido ocupados por los sin techo, quizás será porque se ven demasiados carritos de la compra tirados por barbudos desarrapados o desdendatas viejecitas, o por la presencia de familias inmigrantes que incluso llegan a asearse en las fuentes en verano ante la mirada atónita de turistas y la despreocupación condescendiente de la autoridad que habitualmente patrulla a caballo o motorizada por el perímetro de la anchurosa plaza. Quizás sea consecuencia de la suma de todos estos factores pero a nosotros lo cierto es que pasear por plaza de España nos deja siempre un poso de insatisfacción y una sensación de que podrían disfrutarse y lucir en mayor medida sus muchos y buenos atributos. Una vez más hay que esperar que la tan rumoreada rehabilitación de la zona se lleve a cabo y que el proyecto correspondiente sea diseñado con el objetivo de evitar esa desazón que produce en multitud de ocasiones caminar por las sendas de sus jardines o sentarse en la grada que circunvala la fuente cercana al Edificio España.

Prado de Leganitos

fuenteleganitos

Fuente de Leganitos, en 1855, ya remodelada según proyecto de Ferraz. Foto http://www.viendomadrid.com

Yendo atrás en el tiempo, muy atrás, siglos atrás, vemos que el lugar ya era considerado perfecto para el ocio y el distraimiento. Esa idiosincrasia la recoge también Pedro de Répide en su Calles de Madrid cuando nos dice que antiguamente se llamaba Prado de Leganitos, “paraje a donde, si no con tanta frecuencia como al otro deleitoso Prado de San Jerónimo, solían acudir los madrileños a buscar la frescura del ambiente en el ardor de las noches estivales”. En el mismo sentido se pronuncia el prosista barroco Castillo Solórzano cuando habla del sonoro murmullo de la fuente de Leganitos y se refiere al lugar como  “ameno sitio donde las calurosas noches de verano concurren muchas damas y caballeros con el ligero traje que permite la noche, a gozar del fresco, que poco falta de aquel lugar, con la vecindad del puerto de Guadarrama, piadoso socorro contra el fuego de la canícula, así con su blanca nieve como con sus regalados y frescos vientos”. Al margen de las diversas reivindicaciones como enclave propio para el solaz nocturno durante el verano, estamos escribiendo de un sitio nombrado de forma recurrente en la literatura española. Allí al escudero Marcos de Obregón le acaece un lance que da con sus huesos en la cárcel y el propio Cervantes, entre otros, lo nombra en su Quijote cuando, camino de la cueva de Montesinos, el caballero de la triste figura platica grandilocuentemente con el primo de Basilio. Cuestiones literarias al margen, el Prado de Leganitos continuó en la misma situación y uso hasta tiempos de Carlos III, cuando el llamado mejor alcalde de la Villa y Corte decide construir un convento para los frailes de San Gil. El recinto religioso se construyó pero nunca llegó a servir para el uso planificado pues se dice que María Luisa de Saboya, esposa de Carlos IV, se opuso a que fuera ocupado por los frailes por temor a que escudriñasen desde allí lo que se pudiera ver en los jardines de palacio. Comenta sobre ello Répide con su habitual sorna que “buena vista habían menester los frailes, si no andaban a todas horas de zocos en colodros con el catalejo a cuestas”. Tuvo que ser José Bonaparte quien le diera uso años más tarde como  cuartel, primero de guardias de Corps y después para albergar a la Guardia Real, al regimiento San Marcial y a las fuerzas de Artillería. Y es a comienzos del siglo XIX cuando la llamada calle del Prado Nuevo, que así se conocía lo que anteriormente fue el Prado de Leganitos, pasó a denominarse plaza de San Marcial, como iba a ser conocida hasta finales de la centuria. La dedicación a San Marcial recordaba la batalla dada en las cercanías de la iglesia de aquel santo situada junto al río Bidasoa, durante la Guerra de la Independencia, en 1813. Una antigua fuente que se encontraba en el solar fue remodelada en 1855 con caños para aguadores y doble pilón para abrevadero de bestias. Volviendo al cuartel de San Gil, hay que decir que su importancia es indiscutible en la convulsa historia española del siglo XIX. La conocida como sublevación de los sargentos tuvo lugar entre sus muros el 22 de junio de 1866. Después de un día de duros combates, O´Donnell sofocó la rebelión e hizo fusilar a los sargentos sublevados. Tanto Mesonero como Galdos relatan en sus memorias cómo vieron pasar los carros con los condenados camino de la Puerta de Alcalá donde se llevaron a cabo los fusilamientos y la impresión que les cuasaba la visión directa del cortejo. Como siempre ocurre en este país, los políticos instigadores de la revuelta se marcharon de rositas camino del exilio, se dice que avisados por la propia gente de O´Donnell. Y es que entre estos valentones de salón se encontraban nombres de la trascendencia de Castelar, Sagasta o Cristino Martos. Vivir una vez más para ver.

Remodelación de la plaza

Edificio_España_(Madrid)_03

Imponente y actual imagen del edificio España. Foto es.wikipedia.org

Habrá que esperar a que el siglo XIX dé sus últimos estertores para que dentro del magno proyecto del ensanche de Madrid se incluya la remodelación de la ya vetusta plaza de San Marcial. Se acaba de derribar el cuartel de San Gil en 1909 y tras esta demolición se da el visto bueno al anteproyecto de formación de la plaza de España cuyo boceto definitivo recibirá el plácet de la Corporación Municipal dos años más tarde. Progresivamente el lugar va esbozando la configuración actual, algo a lo que no es ajeno el plan de creación de la Gran Vía, que tendrá su punto final en el ya lejano Prado de Leganitos y que se rematará con la construcción del Edificio España y la llamada Torre de Madrid. Y es por estos dos edificios por donde vamos a comenzar a describir la actual configuración del solar, y en concreto los más importantes inmuebles y monumentos que rodean este espacio que abarca un total de algo menos de 37.000 metros cuadrados. La Torre de Madrid fue en su momento el edificio más elevado de la ciudad con una altura de 142 metros y el inmueble más alto de Europa hasta 1967 cuando fue superado por la Torre du Midi de Bruselas. Fue terminado de construir en 1957 y está situado en la esquina de la plaza con la calle Princesa. Es obra de los hermanos arquitectos Otamendi. En el proyecto inicial se preveía que albergara unas 500 tiendas, galerías, un cine y un hotel. Hoy en día está ocupado por pisos y apartamentos particulares, en uno de los cuales residió el director de cine Luis Buñuel durante sus estancias en Madrid en su época de madurez. A la izquierda de este rascacielos, en los solares resultantes de la prolongación de la Gran Vía hacia Princesa se levantó el llamado Edificio España, un conjunto arquitectónico que domina el frente de la plaza, de silueta escalonada en cuatro alturas. Fue construido en 1953, también sobre proyecto de los hermanos Otamendi Machimbarrena y cuenta con 25 plantas y una altura de 117 metros. Permaneció abierto hasta 2006, albergando un centro comercial, apartamentos y viviendas de lujo. Una fallida operación urbanística marca España hace que aún hoy esté cerrado y aunque los rumores de reapertura no han cesado en estos últimos tiempos, cerrado permanece para vergüenza y escarnio de políticos, banqueros y demás especies especuladoras. Marchemos ahora a la otra punta de la plaza, a la esquina con la calle Bailén donde se levanta un edificio bellísimo por su fachada y que no es otro que la Casa Gallardo. Estamos ante una de las obras claves de la última fase del Modernismo madrileño. El arquitecto Federico García Rey lo diseñó y estaba totalmente finalizado en 1914. Su fachada está decorada ricamente con elementos orgánicos que trepan por los distintos entrantes y salientes que forman los balcones. Las herraduras le confieren al conjunto una belleza singular a la que contribuyen, asimismo, los tonos claros y el tejado de pizarra. Fue declarado bien de interés cultural en 1997. Enfrente del edificio Gallardo y a espaldas del actual edificio del Senado, número 1 de calle de Bailén y 8 de plaza de España, se encuentra el inmueble que fuera de la Real Compañía Asturiana de Minas. Se construyó en la última década del siglo XIX siguiendo el proyecto del arquitecto Manuel Martínez Ángel y se trata de 3.800 metros cuadrados, de estilo alfonsino al gusto francés de Luis XIII, que constituyen una de las más bellas muestras de la arquitectura de su tiempo. En la fachada se combinan  piedra y ladrillo y está rematado por una cubierta de mansarda con buhardillas de pizarra propias de la arquitectura francesa. Está ornamentada con ménsulas de angelotes, personajes de la mitología y motivos vegetales. Los balcones tienen balaustradas decoradas de plomo y los tres torreones están cubiertos por cúpulas de casco. El inmueble se asienta sobre una estructura de piedra de cantería con formación de arcos de medio punto, de hierro y cristal. Como dato negativo consignar que en 1913 un alumno asesinó al arquitecto Martínez Ángel cuando salía del edificio, descerrajándole un tiro. El madrileñista Elías Tormo vivió en este caserón hasta 1957. Reseñar, por último que el expediente para declar el inmueble Bien de Interés Cultural fue incoado en 1977 sin que se conozca respuesta a fecha de hoy. Actualmente pertenece a la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid.

Monumento a Cervantes

Plaza de España. wikipedia

Monumento a Cervantes. es.wikipedia.org

En el centro de la plaza se levantó en 1915 el monumento a Miguel de Cervantes, un conjunto escultórico que se realizó al mismo tiempo que se urbanizaba la plaza. A su alrededor se crearon una serie de espacios ajardinados que hacen las delicias de los viandantes y que constituyen uno de los lugares más fotografíados de la Villa y Corte. Enfrente de las estatuas de don Quijote y Sancho Panza se extiende un estanque rectangular que forma una de las estampas más típicas de la capital ya que a sus espaldas se levantan las siluetas de la Torre de Madrid y del Edificio España. La parte constructiva del monumento está elaborada en granito mientras que la escultórica se decidió realizarla en piedra roja de Sepúlveda con añadidos de bronce. El autor de este inigualable proyecto fue el arquitecto y escultor Rafael Martínez Zapatero, en colaboración con Pedro Muguruza y Lorenzo Coullaut. Las figuras representan a un Cervantes sentado y a sus pies se encuentran las estatuas de Quijote y Sancho. Se completó el conjunto cuando se levantaron entre otras, las figuras de Dulcinea y Aldonza Lorenzo y los grupos que representan a La Gitanilla y Rinconete y Cortadillo. Aludiendo a la universalidad de la obra cervantina el monumento contempla los cinco continentes. Del otro lado, en la vertiente que da hacia el este y por encima de las fuentes, se levanta una figura que personifica la Literatura, vestida de época y sujetando un libro con su mano derecha. Por último, hay que dejar sentado que la vegetación que vemos por la plaza está compuesta del habitual plátano y otras especies propias de este tipo de jardines urbanos pero domina por encima de todas ellas el olivo, en homenaje a los campos manchegos que sirvieron de motor de inspiración al genial alcalaíno a la hora de hacer pasar las musas al papel. El conjunto arquitectónico es la guinda del agradable pastel que se levanta en torno a esta pradera rodeada de elementos arquitectónicos tanto artísticios como funcionales de indudable sabor  y valía aunque regularmente explotados como enclave turístico de nivel, que lo es.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en abril 26, PM en Plazas

 

2 Respuestas a “Plaza de España

  1. Jose

    agosto 7, PM at 18:16

    El convento de San Gil, que era enorme (efectivamente el edificio tenía como solar la Plaza de España, con varios patios), sustituía a otra edificación de la época de los Austrias que estaba justamente fuera de la puerta del Príncipe del actual Palacio Real.

    Si fue destruido -y se les hace a los frailes otro convento-, es porque para dar más prestancia al Palacio, se derribaría (¿cuándo?), como más tarde José Bonaparte destruye el barrio que estaba ahí para hacer la que hoy se llama Plaza de Oriente.

    Las razones que usted da son ridículas: los frailes tienen otra cosa que hacer que vigilar a la Reina, con catalejo o sin catalejo. Por otra parte, la jornada de la Reina no sucedía en los “jardines” -y eso cuando la Corte no estaba en Aranjuez, El Pardo o El Escorial-.

    Los jardines de Palacio no son lo que hoy se llama Jardines de Sabatini, jardines neobarrocos que se hicieron durante el franquismo donde antes estaban las Caballerizas Reales (construidas por Sabatini), un pequeño barrio donde estaban las caballerizas, las cocheras y donde vivían los caballerizos y demás personal que se ocupaban de este servicio junto con sus familias )

    Sí existía un jardín arbolado y murado, que impiden ver nada, y que de todos modos, como estaba orientado al norte y varios metros por debajo de lo que se llamó plaza del palacio, siempre fue un jardín muy desagradable e insalubre desde los tiempos del Real Alcázar.

    De todos modos, el palacio del Primer Secretario de Estado (de Carlos III ), Jerónimo Grimaldi, impide que esa parte de Madrid se pueda ver desde lo que hoy es la Plaza de España.

    La historia de los jardines y los catalejos es por tanto espuria.

    Pedro de Répide, que nació unos 100 años posterior a los hechos que comenta, no pudo saber ni directamente ni indirectamente la razón de la no ocupación. Es más bien su personal ideología -tan buena como cualquier otra- la que le dicta sus comentarios que no pretenden ser históricos y sí tendenciosos-

    Efectivamente tuvo que haber una razón lógica.

    A mi se me ocurren dos (y las dos se pueden dar al mismo tiempo)

    1 que un edificio tan enorme es muy caro de mantener.
    2 que estando fuera de la villa, no tendría limosnas de los fieles, asunto esencial para una orden mendicante (franciscanos descalzos de la reforma de San Pedro de Alcánara)

    Aquí debe haber una confusión en las fuentes:

    Si se observa la maqueta de Gil de Palacio, lo que en internet señala como Convento de San Gil está al lado de la Armería (ésto es, la antigua armería de Felipe II que desaparece a finales del siglo XIX).

    El descampado que aparece al este del palacio es el resultado de los derribos de José Bonaparte. La maqueta es de 1830, cuando ya ha pasado la invasión napoleónica; en las postrimerías del reinado de Fernando VII.

    Sin embargo, en el mapa de Texeira, el convento de San Gil (señalado con la numeración XXVII), está mucho más cerca del Alcázar y mucho más alejado de la Armería.

    La información relativa a que los restos del convento de San Gil están debajo del Café de Oriente, tiene que ser forzosamente falsa, ya que el café se encuentra demasiado alejado del palacio. (Tanto en la maqueta como en el plano, el “convento de San Gil está al lado del palacio)

    Por cierto, que en 1774, reinando Carlos III, los franciscanos descalzos españoles quisieron separarse de la orden (y entonces ¿el destino del nuevo San Gil sería el de curia general de los descalzos españoles, que incluían los de América y Filipinas?).

    A finales del siglo XIX, después de muchos conflictos el Papa une esta reforma a otras ramas franciscanas para formar la actual orden de hermanos menores.

    Cito Wikipedia:

    Entrada “Cuartel de San Gil”:..” la profesora Virginia Tovar demostró en 1989 que aunque se comenzó la construcción de un edificio de carácter conventual para los franciscanos de San Gil, estas edificaciones iniciales fueron derribadas para, según proyecto de Francesco Sabatini, construir efectivamente un cuartel.2 Su función era defender el Palacio Real por su lado noreste”.

    Bueno, ésto parece tener su lógica, ¿no?

    Las informaciones de Répide y otros, como Mesonero Romanos -otro que también tiñe con su ideología lo que cuenta-, tienen que ser contrastadas; no solo lo que cuentan de historia, sino también los acontecimientos presenciales. Es decir, en una investigación, la información que proveen sería la tesis a probar o refutar por medios histórico-científicos modernos. Lo cual no les quita valor; solo que tiene el justo que se pueda probar como verdadero.

     
    • antoniolrodriguez

      septiembre 3, AM at 10:32

      Felicidades por su saber y erudición y disculpe mis escasos conocimientos. ¡Hombre!, que mis argumentos sean “ridículos” para usted pase, puesto que no soy más que un simple aficionado sin pretensiones, pero que se me carge usted de un plumazo y sin ambages a Répide y Mesonero da que pensar. En fin, saludos cordiales.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: